domingo, 19 de agosto de 2012

Batman: ¿un manifiesto antirrevolucionario?


Bueno, como este blog es un blog “artístico”, creo justo tratar varios temas artísticos aparte de la literatura, en este caso el cine. Recientemente fui a ver la última película de Batman, The Dark Knight Rises, y me sorprendió enormemente encontrar en ella una especie de visión antirrevolucionaria que recela explícitamente de movimientos como el 15-M, los indignados u Ocupa Wall Street. No sé en qué estaría pensando el director cuando escribió el guion, pero lo que vi me sorprendió gratamente. Siempre es bueno tener en mente todos los puntos de vista, y este era el que me faltaba, al margen de lo que sale en las noticias. Os cuento brevemente lo que pasa en la peli (sin destriparos el final, claro está):


Han pasado ocho años desde lo sucedido en la última película, en la que Batman combatió al Joker para salvar la ciudad de Gotham. La delincuencia jamás había estado tan por los suelos y el crimen organizado es prácticamente inexistente. Tanto que la policía languidece sin tener un verdadero caso que resolver. El gobierno local ha bajado la guardia, y esto se traduce en un pronto regreso de la amenaza a la seguridad, encarnada esta vez en el villano Bane. Este monstruo con máscara de hierro al estilo de Darth Vader se ha hecho con el control de una antigua secta radical llamada la Liga de las Sombras, cuyo objetivo es la destrucción de la supuesta “corrupción” que se apodera de Gotham. Para Bane, la riqueza, el poder, la propiedad y el estatus social alto han corrompido a los políticos, empresarios y demás “socialités” urbanos. ¿La solución? Tomar el poder por medio de la revolución y “retornarlo” al pueblo. En palabras de Bane: “Nosotros no somos los villanos. Hemos venido para devolver el poder a los ciudadanos de Gotham”.

 (Bane, un monstruoso muro de carne, odio, y hierro)

Con un trabajado plan maestro que ni el heroico Batman puede evitar, Bane sepulta bajo tierra a casi todo el cuerpo de policía de la ciudad al tiempo que mata en el acto a toda la cúpula de gobierno local. Sin alcalde ni control, Bane tiende la mano a los movimientos urbanos marginales, a los parados, a los delincuentes, a los mendigos y a los jóvenes más radicales para que tomen las calles juntos y hagan pagar a sus “opresores” todos los años de opresión. La horda de Bane, armada y sedienta de venganza, saquea la ciudad, asesinando a los más ricos o encarcelándolos para ser juzgados por sus “fechorías”. Catwoman, antigua aliada de Bane y que en un principio comulga con las ideas anti-ricos del villano (de hecho ella vive de robar a los ricos), se da cuenta de su error y de que aquella revolución es peor que el anterior orden cuando entra en una casa acomodada, totalmente vacía y saqueada, y se encuentra a sus pies con una foto de la familia que supuestamente había vivido bajo aquel techo. Ella se conmueve, y cuando una amiga suya (también ladrona) se le acerca, deja escapar las siguientes palabras: “Esta casa perteneció a una familia”, a lo que su “amiga”, seguidora de Bane, responde: “Ahora nos pertenece a todos”, dando a entender que la propiedad privada ha sido abolida por completo.

(Catwoman / Selina Kyle, una ladrona al estilo de Robin Hood que se da cuenta de que robar a los ricos dista mucho de asesinarlos)

Como he dicho, los ricos, empresarios de multinacionales, corredores de bolsa, políticos y policías supervivientes son perseguidos por una nueva policía secreta revolucionaria (tipo Checa socialista o NKVD estalinista) que patrulla la ciudad, deteniendo a la gente con la “autoridad que les otorga el pueblo de Gotham”, al más puro estilo bolchevique. Estos detenidos son llevados a “juicio”. En estos "juicios" (siempre entre comillas), que recuerdan a la época del Terror de Robespierre durante la Revolución Francesa, una enfurecida muchedumbre popular insulta y veja a los condenados mientras se declara la sentencia por un juez (Jonathan Crane / El Espantapájaros, enemigo acérrimo de Batman y tan loco como el Joker) que interpreta y rescribe la ley revolucionaria según le conviene. No hay ni abogado, ni testigos, ni jurado para defender al acusado, de hecho, todos los que son arrastrados a la presencia del tribunal revolucionario son automáticamente considerados culpables de “explotar, expoliar y maltratar a los trabajadores, habiendo vivido a expensas de ellos y de los menos favorecidos durante toda su vida”. El juicio es solo una mera formalidad, en palabras del Espantapájaros: “Esto no es más que la vista para la sentencia”, cuyo fin es dar al acusado dos opciones a elegir, muerte o exilio. Nadie elige muerte, pero el exilio no dista mucho de ser lo mismo: las vías de comunicación con el exterior han sido voladas con explosivos, y Gotham es una isla en medio de la bahía (más o menos como Manhattan). El invierno arrecia fuertemente y el agua que rodea Gotham se ha helado por completo, pero aquellos que tratan de cruzarlo hacia el exilio forzado se dan cuenta de que el hielo es demasiado frágil. Eventualmente, este se resquebraja y todos caen al agua helada, ahogándose poco después. Nadie lo ha conseguido, tanto que el Espantapájaros llega condenar a muerte por medio del exilio.

(Jonathan Crane / El Espantapájaros, quien dirige una farsa judicial para condenar a las víctimas de la revolución. En la imagen se muestra una de sus intervenciones: "¿Muerte o exilio? ¿Exilio no? Bueno, entonces muerte... por exilio")

La situación llega a ser insostenible, y el nuevo orden “popular” se revela muchísimo peor que el anterior régimen. Para colmo, Bane no tiene ninguna intención de que la situación se mantenga así por mucho tiempo. Al contrario, el villano ha conectado una bomba nuclear para que explote a los cinco meses justos de haber estallado la revolución. La intención de Bane era sembrar el caos y la destrucción durante esos cinco meses, antes de destruir por completo la ciudad con TODOS sus habitantes, el verdadero objetivo de la Liga de las Sombras. Algo que Batman no está dispuesto a permitir… ¡afortunadamente!

(La lucha final entre Bane y Batman, al tiempo que las fuerzas del orden se enfrentan a los matones revolucionarios de Bane)


¡Un saludo a todos! ¡Y que Batman nos guarde de la revolución...! ;)

10 comentarios:

  1. Un post genial, Álvaro, no podría haberlo hecho otra persona.
    Ah, y por cierto, cuando has dicho que no sabes en qué estaba pensando el director cuando escribió el guión, tengo que aclarar que por lo general el director y el guionista son personas distintas. En este caso Christopher Nolan, el director, participó en el guión, aunque podría decirse que su hermano Jonathan Nolan y David S Goyer fueron más importantes para su desarrollo. (Sí, lo siento, soy un fanático de las películas de Nolan, como Origen, Memento o Prestigio: El truco final)
    De todas maneras ellos solo se han encargado de hacer posible que la historia pase a formato peli, pero el mayor mérito diría que lo tienen los dibujantes del cómic.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Solo quería recomendaros la peli y de paso informaros de lo que me ha parecido más interesante, en este caso la "revolución" de Bane.

      En cuanto a lo del guión, tienes razón. Yo sabía que el director no siempre lo escribe, y de hecho ya estaba informado de que Christopher Nolan lo había co-escrito junto a su hermano, pero se me pasó explicarlo a fondo ;)

      Un saludo!

      Eliminar
  2. Estas cosas eran las que yo quería escribir en mi blog, pero cómo iba yo hacerlo si soy del grupo de los de rebote... jajajaja
    Yo no he visto la película, ni la voy a ver, la verdad, pero por lo que cuentas más que a 15M/Occupy recuerda a los movimientos fascistas del siglo XX (se ganan a los pobres, le comen la olla, luego los "juicios", fuerzas paramilitares, en fin, esas cosas). Además, si que el discurso indignado es parecido (por lo que tú dices), pero ese discurso convive con unas ideas superultramegapacifistas que se repiten una y otra vez en cada artículo, comunicado, convocatoria, asamblea... Luego a veces pasan cosas, en fin, mucha tensión en el ambiente... Pero incluso esas cosas, aunque ocurran dentro de los actos "quinceemarios" son rechazadas por el conjunto del movimiento (las manifestaciones llevan su comisión de voluntarios que se encarga de pedirle a los chalaos de la vida que tiran cosas que se vayan e incluso hay actuaciones programadas como sentadas en el suelo alrededor de ellos para que no quede el movimiento tachado de violento y se sepa a quién se le ha ido la cabeza... claro que eso a los de arriba/medios/TDT party no les interesa).
    Ea, pues eso, sólo ese apunte, creo, si quería decir algo más, se me ha olvidado ^^.
    BESIS.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Ah, ya me he acordado de lo otro, ¿ves tú? Si lo que yo te diga...
    15M/Occupy carecen de líder, son movimientos horizontales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, todo lo que has dicho es verdad, pero el último libro que estoy leyendo, titulado "Camino de Servidumbre", trata desde un punto de vista económico y político el terrible parecido que guardan los movimientos fascistas y socialistas radicales en el contexto de la Segunda Guerra Mundial. Según el autor, Friedrich A. Hayek, todos los movimientos revolucionarios, procolectivistas y antiliberales, contrarios a los valores tradicionales de occidente como la libertad económica y política, acaban desembocando en la misma vertiente totalitaria, a pesar de que el pueblo que apoyas estas posiciones busca mejorar la situación económica y social haciendo lo que considera más justo. De este modo, bienintencionados rusos que apoyaron el bolchevismo para acabar con el feudalismo zarista, y bienintencionados alemanes que secundaron el nazismo para sacar a Alemania de la crisis de posguerra, mediante movimientos populares revolucionarios opuestos al tradicionalismo político, llevaron a sus respectivos países a la dictadura totalitaria. Y lo peor es que esta clase de dictaduras cuentan íntegramente con el apoyo de la masa y ambas se consideran verdaderamente democráticas y verdaderamente socialistas. Ese es el peligro que conlleva el acto revolucionario, que nunca estarás seguro de en qué puede desembocar, por muy buenas que sean las intenciones originales. Creo que es esto último lo que Christopher Nolan trata de reflejar con su película.

      ¡Un saludo, y perdón por el post taaaan largo! ;D

      PD: Tendremos ocasión de tratar este tema más a fondo cuando nos veamos en Torrox :D

      Eliminar
    2. No hay que olvidar que el fascismo es un movimiento socialista de boquilla, aunque luego ya sabemos cómo acaba, igual que el comunismo, que fue morirse Lenin y aquéllo se desmadró de unas maneras... En fin, que en realidad la gran diferencia entre ambos regímenes viene a ser los ideales nacionalistas (nacionalismo versus internacionalismo), sin olvidar que los estados fascitas fueron más "abiertos" y proclives a las cosas liberales/capitalistas, pero vamos, que la pobre URSS acabó como el Rosario de la Aurora y hasta tuvo sus diferencias entre burócratas ricos y muchos pobres.
      Por supuesto, la mayoría de los que apoyaron estos movimientos lo hicieron desde la buena fe (lo que no los excusa). No se sabía qué hacer, en fin, esas cosas. Sin embargo, creo que esos fracasos de revoluciones pasadas es un punto a favor de la actual: sabemos lo que pasa si se hace esto, cómo hay que hacerlo para que no pase, a lo que nos arriesgamos... ¡Tampoco se sabía qué iba a pasar en la transición!
      La responsabilidad de que, por ejemplo, el movimiento indignado llegue a donde quiere llegar pero fracase en cuanto a lo que se propone, recae en cierto modo sobre los dirigentes actuales. Me explico: si el gobierno (antes PSOE y ahora PP)/parlamento/incluso el rey haciendo algo por primera vez en su vida desde los setenta, se hubieses planteado escuchar lo que el pueblo decía -y sigue diciendo, ahora incluso más que antes- y hacer caso sometiendo a referéndum dichas demandas, quizás la revolución hubiese quedado ahí, que al fin y al cabo es lo que busca: no tirarlos a todos y ponernos nosotros, sino que ellos mismos recapaciten y escuchen. Sin embargo, ante la negativa de los de arriba, el movimiento va más allá, y como lo ignoran, va más allá, y como no solo lo ignoran sino que le pegan, pues sigue, cada vez con más fuerza, hasta llegar a convocatorias como la del 25S. ¿Que esto puede ser fatal? ¿Que puede acabar en todo lo contrario a una democracia real? Oye, pues no te lo voy a negar, incluso yo considero arriesgada la propuesta de #RodeaElCongreso (lo que no quiere decir que no la apoye), pero confiemos en el raciocinio humano, que ya llevamos muchos fracasos a las espaldas y algo habremos aprendido, digo yo.
      Y ahora voy a poner una frase tuenti que viene como anillo al dedo: "K eR MiieDoOoh ha fRaCaSaRr NoOo t iiMPiidaAah tRiiUnFaAaRr"
      Y, te recomiendo este artículo (son dos, luego buscas la segunda parte que me tengo que ir) http://www.jotdown.es/2012/08/la-vida-cotidiana-en-la-alemania-nazi-i/ de la vida cotidiana en la Alemania nazi que está to interesante, curioso y bien escrito.
      Hala, adiós :)

      Eliminar
  5. La revolución es un cambio absoluto y radical con respecto el orden anterior, lo que implica la destrucción de los valores precedentes y la edificación de unos nuevos valores que poco o nada tienen que ver con los del pasado. Por tanto, la cuestión es: ¿es una revolución radical lo que queremos, o una evolución progresiva? Ese es el gran dilema.

    En cuanto a los artículos de la Alemania nazi, todo me parece bastante creíble, teniendo en cuenta el grado de control que ejercen Gobierno, Estado y Partido en esa clase de regímenes totalitarios. Algunas cosas me sonaban, como lo de las granjas de procreación Lebensborn, pero de otras cosas no tenía ni idea. Puede que me sirva en mis próximos relatos, ¡gracias! ^___^

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  6. En El País Semanal de hoy viene un artículo de un señor sobre la película pero desde el punto de vista contrario, dice que el héroe de la película es el que se parece al de Star Wars y que Batman se ha convertido casi en un antihéroe solitario que siempre va en contra de lo que a los demás les parece bien... o algo así. es curioso. jajaja

    ResponderEliminar
  7. Me imaginaba que El País publicaría algo por el estilo, pero nadie que haya visto la película diría que el héroe es Bane, más que nada por lo de la bomba nuclear que con la que iba a volar toda Gotham y eso... xDDDD

    ¡Un gran saludo, Carlos!

    ResponderEliminar