jueves, 21 de febrero de 2013

Polémica de nuevo

A ver -- como veo que estáis haciendo algunos esfuerzos por recuperar la actividad del blog, pero que todavía parece que os cuesta volver a arrancar, os daré un tema polémico del que hablar para que así calentéis motores. ¡Bendita polémica si así volvemos todos a postear nuestras opiniones!

Bueno, pues este es el tema: sabéis todos que me encanta la filosofía, y que, como buen filósofo, siempre estoy preguntándome cosas acerca de la totalidad de lo existente. Esta vez meditaba yo acerca del origen de todo lo que es, y, por supuesto, salió de nuevo el tema de la existencia de Dios. 



Cabe aclarar que, para mí, el concepto de "Dios" no es el habitual -- en mi opinión, se refiere únicamente al principio ingénito que es causa primera de la realidad. Ni siquiera me planteo si es consciente o todopoderoso, sólo que es un principio necesario; necesario porque todo tiene una causa, porque la nada no es y de ella, por tanto, no puede originarse más que nada. 

Así pues, el principio de causalidad (causa-efecto) y la noción de que la nada no puede ser concebida racionalmente (todos recordáis al bueno de Parménides) nos llevan a considerar que hay un principio, "Dios", que yo defino apropiadamente de la siguiente manera:

Dios no es más que una necesidad metafísica, sin más atributos que la eternidad, causa última de todo lo que es. 

Desde antes incluso de que empezara a interesarme la filosofía, creo que esa es la definición que representa más fielmente el concepto de Dios que siempre he tenido en mente, es decir, racional, moralmente neutro y sin contenido religioso auténtico. A los que les interese el tema, esto les sonará a la Teoría del Relojero y al Deísmo, etc, etc. 

Os animo a demostrar por qué no existe un principio ingénito, o por qué no es necesario dicho principio para que el mundo exista, teniendo en cuenta las premisas fundamentales de que todo tiene una causa, y que la nada no es.



Si me convencéis de esto mediante un razonamiento lógico que no pueda ser rebatido, os aseguro que me haré ateo; total, no soy religioso ni nunca he antepuesto la fe a la razón, así que ¡venga!

¡Polémica! ¡Polémica everywhere!

4 comentarios:

  1. Me alegra que montes polémica, falta nos hacía!

    Yo lo que voy a criticar va a ser precisamente el principio de que Dios existe basado en "todo tiene una causa". Aunque ese principio es muy fácil de demostrar empíricamente(para los que aún no hayáis estudiado filosofía en el colegio, "empíricamente" se podría decir que significa "mediante la observación del mundo que nos rodea"), puesto que todo aquello que nos encontramos en el mundo tiene una causa, el problema es que el conocimiento empírico no es del todo fiable. Hace muchos siglos el conocimiento empírico decía que la tierra era plana porque todos nosotros cuando la observamos la vemos plana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muy cierto!

      Javier opta por el agnosticismo epistemológico. No se moja, sólo menciona la posibilidad de que no dispongamos de las claves del conocimiento adecuadas para resolver esta cuestión. Era otra posibilidad que no había comentado, pero que es perfectamente válida.

      Sin embargo, me interesan las posturas claramente ateas. Vamos, chicos, ¿qué opináis?

      Eliminar
  2. UUh UUH claramente atea!! Me gusta esta polémica :) A ver, no sé si el nivel de mi jerga filosófica os resultará suficiente después de los vuestros (seguro que no) pero en fin, yo ante un debate no me puedo resistir!! Yo soy atea, vaya, por lo menos no soy cristiana, pero me gusta tu manera de afrontar el dilema, Álvaro. Si tuviera que creer en la existencia de un todo creador, sería así. Pero no tiene que haber una conciencia, un ser, un algo que causara este universo. Yo soy de ciencias, lo reconozco, y me cuesta realmente creer en que seamos el centro del Universo, y aunque hoy en día se piensa que eso son conceptos del pasado, sigue siendo así. Creemos que somos la excepción, lo único, ¿la vida milagrosa que surgió por casualidad en una charca? Las casualidades no me sirven, y tampoco a muchos que se escudan en el principio de causalidad. Sin embargo yo le soy más fiel a la Teoría del Caos, a la entropía a macroescala. Me estoy yendo un poco con la metafísica, pero espero ser clara. La vida surgió porque el universo tiende al desorden, y la vida es eso, desorden en equilibrio, un poco utópico pero está constatado. Me centro, me centro de verdad. A lo que quiero llegar es que no tuvo que haber un principio. Quiero creer que el Universo tiende a reciclarse por sí mismo. Los agujeros negros, mientras más materia cede a ellos, más materia atraen, y al final todo conduciría a un agujero negro enorme, tan pequeño de volumen pero con tanta materia que explotaría, como el Big Bang, y se repetiría el ciclo. ¿Los ciclos tienen un principio? ¿Una causa? ¿Tiene que haber algo más, algún espacio físico donde un subespacio que aumente y disminuya pueda darse? Y si somos un subespacio más,¿puede haber otros, similares o completamente diferentes? La teoría de Cuerdas, de la que ya hablamos una vez, siempre en escena. Yo personalmente opino que irremediablemente nos consideramos una pieza clave, y ese es el fallo. Quizá lo seamos, quizá no. Pero antes que creer en que hay algo que crea, opino que aún no tenemos la capacidad de darnos cuenta de cosas mucho más evidentes y que están ante nuestros ojos, igual que los antiguos creían que las tormentas eran causadas por dioses por no tener la capacidad ni conocimientos para pensar otra cosa.
    PD: Ya tenéis un tocho para no aburriros. Sorry.

    ResponderEliminar