martes, 31 de julio de 2012

Papeles en una carpeta de hace 10 años

Queridos compañeros escritores:

Quiero compartir con vosotros el primer relato que escribí en esta vida. Yo tenía siete años, y el papel en el que lo tengo escrito está repleto de faltas de ortografía. Adorable.

Como algunos sabéis, y los que no lo sepáis, os lo digo, siento predilección por matar a personajes, y por lo que he visto, ya en mi primer relato saco a relucir ese instinto criminal.

El protagonista es un vampiro, aunque yo me refiera a él como "drácula" todo el tiempo (siempre pensé que un "drácula" era un subtipo de vampiro).

Lo dejo aquí para que os riáis, sinceramente xDDD porque el relato es malo de cojones, pero tiene la inocencia y la ternura de una niña de siete años. Os daréis cuenta de que no tiene ni pies ni cabeza.

Allá va:

"Hubo una vez un drácula que dormía en la tapa de un piano. El drácula tenía un criado y el criado, creyendo que iba a encender todas las velas, tuvo tan mala suerte que se le apagaba una cuando encendía otra. Llegó la hora de cenar y el drácula sacó a una profesora (para chuparle la sangre). Cuando sirvieron el vino también sirvieron espaguetis y se le cayeron todos los espaguetis, cogió el zapato y los barrió como si fuera una escoba. Unos detectives se enteraron y fueron a investigar a la casa del drácula. El drácula se enteró y dijo que hicieran la función del mago (NOTA: Mi yo de siete años tenía mucha facilidad para meter personajes que no venían a cuento). El mago hizo trucos falsos. Los detectives se asustaron a ellos mismos, y al final, el drácula les chupó la sangre y los mató."

Mi profesora no me creyó cuando le dije que era una obra maestra. Por eso puse que el "drácula" se cenaba a una profesora. Vendetta xDDD

A Carlos's film

Ejem, como no es plan de subirlos a You Tube, los pondré por aquí, espero que os gusten ;P
Tengo un montón, pero los iré subiendo posco a posco, que si no me os agobiáis ;)

lunes, 30 de julio de 2012

Ciertos Haikus de un lejano día :P

Bueno chicos, que lo prometido es deuda, y como algunos me dijisteis que pusiera los haikus esos que, comenté, había hecho sobre la violencia de género, pues ahí van (pero, teniendo en cuenta que son de hace dos años, no los tengáis muy en cuenta) :D

Entre suspiros
la tristeza soporta,
libertad llora.

Por sus mejillas
las lágrimas resbalan.
Caminos tristes.

Miedo y espanto
asolan el salón
cuando él grita.

Hablar no puede,
pedir ayuda menos.
Él no la deja.

Como una cárcel
sin delito alguno.
El miedo ha hablar.

Las amenazas:
el temor por su vida
o por su muerte.

En el espejo
cardenales y marcas.
¿Cómo esconderlas?

Besos!!

Por si queréis :)

Podrán concursar todos los escritores, tanto españoles como
extranjeros, que presenten su obra escrita en castellano, quedando
excluidos los autores premiados con cualquiera de los galardones,
en convocatorias anteriores de este concurso.
Se establecen un premio de 4.000
más placa conmemorativa, pudiendo el jurado declarar desiertos
los galardones que estime oportuno.
Los cuentos, de tema libre, serán inéditos y no premiados en
ningún otro concurso.
Los trabajos, con una extensión no superior a 10 hojas de tamaño
Din A-4, se presentarán mecanografiados a doble espacio y
por una sola cara, con un máximo de 22 líneas, remitiéndose,
por duplicado, a la siguiente dirección:
y dos accésit de 2.000 ,
Caja España-Caja Duero
Obra Social
(Premio Miguel de Unamuno)
Plaza de San Boal, s/n. 37002 Salamanca
1.ª
5.ª
6.ª
7.ª
8.ª
9.ª
10.ª
2.ª
3.ª
Caja España-Caja Duero
convoca su Premio Internacional de Cuentos
“Miguel de Unamuno” 2012
con sujeción a las siguientes
Bases
4.ª
Cada concursante podrá enviar el número de originales que desee.
Los relatos se presentarán necesariamente con seudónimo, acompañando
a tal fin un sobre cerrado, en cuyo exterior figure el
seudónimo, y en su interior, una hoja con el nombre y apellidos,
domicilio, número de teléfono y profesión del autor.
El plazo de admisión de trabajos estará abierto desde la publicación
de esta convocatoria hasta el 31 de agosto de 2012. No
se mantendrá correspondencia con los autores ni se devolverán
los originales. Sobre los relatos no premiados, Caja España-Caja
Duero no adquiere ningún derecho y serán destruidos una vez
fallado el concurso.
El fallo del jurado, cuya composición se dará a conocer al hacerse
público el resultado de sus deliberaciones, tendrá lugar durante el
cuarto trimestre del año en curso.
C
premiados, los cuales quedarán en propiedad de la Institución
convocante, sin que sus autores tengan derecho a más recompensa
que las cantidades fijadas en la 2ª de estas bases.
La participación en el certamen supone la total y plena aceptación
de estas bases por parte de los concursantes.
Mayo 2012
aja España-Caja Duero se reserva la facultad de editar los cuentos
1.ª
5.ª
6.ª
7.ª
8.ª
9.ª
10.ª
2.ª
3.ª

sábado, 28 de julio de 2012

Mi blog:)

Bueno pues que he hecho un blog para ir poniendo una novela corta o relato largo que tengo escrito y por si a alguien le interesa ir leyendolo o comentar o cualquier cosa pues ya sabeis ^^
Lo dejo aqui y que os espero por allí.
¡Besos a todos!
http://cuatroestacionescontigo.blogspot.com

jueves, 26 de julio de 2012

Señores. Que me parecía que estaría bien que en el blog hablásemos de libros que sería recomendable leer. Creo que en Mollina lo decidimos pero aún no lo hemos hecho. Yo de momento solo voy a recomendar el libro "Quiero ser escritor" de Julie de Grandy.. No es un libro literario sino de aprendizaje a la hora de escribir. Es muy útil, se aprende tanto técnicas literarias como como conseguir que te publiquen. Es cortito, no llega a las doscientas páginas. No se si os será fácil encontrarlo en alguna librería, pero vamos, siempre nos quedará la compra por internet. Recomendad vosotros también libros que os parezcan interesantes.

Posdata: animo, he mirado lo del numero de visitas que tiene nuestro blog y nos estamos acercando a las 666.

lunes, 23 de julio de 2012

Quedada! COMENTAR :)

Bueno, se ha hecho un evento en tuenti pero como hay mucha gente que no comenta pues prefería hacer una entrada aquí.
Sería para quedar a principios de agosto antes del cinco, eso es lo que se ha comentado. Pero también se ha dicho que podemos hacer varias quedadas para que quien no pueda en una pues vaya a la otra.
Sería en el campo de Irene y podríamos quedarnos una o incluso dos noches. Todavía no se sabe mucho pero comentar quien puede ir y si os parece bien para ir viendo y también comentar en tuenti.
Se os echa de menos un montón.
Besos!

viernes, 20 de julio de 2012

Concursos de Fantasía y Ciencia Ficción

He encontrado un concurso muy muy interesante sobre Ciencia Ficción y Fantasía. Solo hay que escribir sobre alguna clase de objeto científico o algo así. Os paso todas las bases y la información en este enlace:

http://www.zientzia-teknologia.ehu.es/p240-content/es/contenidos/informacion/ztf_fct_agenda/es_indice/adjuntos/triptico_cienciaficcion12cas.pdf

Por otro lado, Myriam escribió un comentario con esta dirección, recomendándonos el Premio Gandalf 2012, sobre Fantasía Tolkiana. He decidido poner el enlace en esta entrada para que todos veáis las bases claramente:

http://www.guiadeconcursos.com/concursosliterarios/?p=2090#more-2090

Os aconsejo que participéis en los dos todos aquellos interesados en la fantasía y ciencia ficción. Sobretodo participad en el primero, ya que el primer premio es de alrededor de 3000 euros (creo recordar). En el segundo solo entregan 150 euros, pero también te dan una estatuilla de Gandalf, lo que tiene su gracia ^^

Un saludo a todos

jueves, 19 de julio de 2012

Concurso Jugoso e Interesante

Buenas, buenas.¿Cómo os va a todos? Bueno, resulta que acabo de encontrar un concurso bastante jugoso e interesante de literatura en el último boletín del ayuntamiento de Cultura, Educación, Deportes y Juventud de Sevilla. Tranquilos, puede participar cualquier español, de hecho hay que enviarlo a Madrid. La obra, ya sea poesía o cuento, debe tener relación con el ferrocarril español. El jurado escogerá a 6 obras en la modalidad de cuento y otras 6 de poesía, de las cuales premiará con 6000 euros al ganador de cada modalidad, con 3000 a los del segundo puesto y quinientos euros para los demás escogidos. Podéis presentar tantas obras como queráis, cada una con una extensión máxima de 10 folios a una cara. El plazo finaliza el 14 de septiembre


Las bases las podéis encontrar pinchando AQUÍ

Creo que es una oportunidad perfecta, queda tiempo, sobre todo para los que no tengáis mucho que hacer en verano. Podéis presentar tantas obras como queráis, y hay 2 premios de 6000 euros, otros dos de 3000 y ocho de quinientos. Además, ninguno de estos premios puede quedar desierto, viene en las bases.
Yo si tengo tiempo intentaré presentarme con algo. Lo único malo es que tiene que tratar de los ferrocarriles, pero bueno, con el ejercicio de mezclar las historias que hicimos en la clase de narrativa aprendimos a escribir cosas interesantes a partir de cualquier base.

Hala, que os sea leve el verano. Nos vemos en el foro (espero)!!!

JDanieru

martes, 17 de julio de 2012

Un relato de terror...


Como sé que algunos os quedasteis dormidos mientras contaba el cuento de miedo, he decidido transcribirlo para que podáis leerlo todos los que queráis. Ahí va:

—Por aquí, chicos. Este es un buen sitio –dijo Álvaro señalando una zona despejada del césped—. Tumbémonos aquí.
Todos los presentes (Raquel, Juanito, Andrés, las dos Luisas, José Daniel, Marta, Rosie, Javier, Almudena, Martín y Carlos) hicieron lo que Álvaro dijo y se tumbaron sobre el césped junto a él como mejor pudieron.
—Muy bien, ahora que estamos todos tumbados y cómodos, haréis lo que yo diga y solo hablaréis cuando yo diga, ¿de acuerdo?
—Sí –respondieron todos.
—Vale, ahora quiero que miréis el cielo nocturno. ¿Veis las estrellas?
—Sí –volvieron a contestar todos al unísono.
—Perfecto. Quiero que penséis en lo antiguas que son las estrellas: ya llevaban ahí desde muchísimo antes de que se creara nuestro planeta. Todo lo que hay en la Tierra, todo lo que somos, todo lo que ha sucedido, ellas lo han presenciado. Ellas lo saben todo. ¿Me entendéis?
—¿Qué tienen que ver las estrellas con un relato de zombis? –preguntó uno de lo presentes.
—Es para crear ambiente. No lo cuestiones –respondió Álvaro, molesto—: dejadme relatar la historia como a mí me parezca, chicos.
—Ok.
—Muy bien. Tras hacer que os deis cuenta de lo muy insignificante que somos en comparación con la eternidad de las estrellas, comenzaré el relato –dijo Álvaro antes de aclararse la voz y empezar la narración que todos ansiaban oír—: La historia de la que os voy a hablar transcurre aquí, en el CEULAJ de Mollina. Se trata de un hecho real que sucedió durante la Primera Escuela de Verano para Jóvenes Escritores, en 2005.
—La primera escuela de verano fue en 2006 –apuntó una voz junto a Álvaro.
—Eso es lo que te han hecho creer… –dijo el narrador con voz tétrica—: todo comienza la tarde en la que yo me entero de que voy a participar en la Escuela de Escritores de 2012, y empiezo a buscar información sobre Mollina, el CEULAJ y todo en general. Hasta aquí parece muy normal, ¿no? Bien. Resulta que, navegando por Google, entro en un foro de estos frikis chungos de los que siempre tratan una teoría de la conspiración. Esta página trataba sobre algo, un rumor que corre por ahí, sobre una serie de cosas horribles que sucedieron aquí, en el CEULAJ en 2005. Tras leerme todo lo que ese foro explicaba a modo de historia disparatada, me interesé por el tema y decidí investigarlo a fondo. Descubrí el paradero de los tres protagonistas de la historia: Ángel, María y Antonio. Los tres estaban recluidos en un psiquiátrico en las afueras de Sevilla. Tuve suerte de poder contactar a través de Internet con el último, Antonio, quien me relató los hechos tal y como él los vivió. No pude preguntar a María ni Ángel porque los dos estaban locos irremediablemente: ella permanecía siempre atacada de los nervios, incapaz de hablar o pensar ya coherentemente; él, por el contrario, había desarrollado bipolaridad, y tan pronto no recordaba nada de lo sucedido, como de repente le venía todo a la memoria y se volvía muy agresivo. Por ello, como digo, solo pude hablar con Antonio, y su testimonio me pareció escalofriante.
» Tiempo atrás, en 2005, la Consejería de Cultura había decidido organizar la Primera Escuela de Verano para Jóvenes Escritores. Como estaba en fase “experimental”, esta solo duró cuatro días y a ella asistieron únicamente quince alumnos. Ya veis que eran la mitad que nosotros. Pues bien, de este grupo, los más mayores eran Ángel y María, de dieciséis años. Ellos y su amigo Antonio (un chico más o menos como Martín) –aclaró Álvaro, al tiempo que Martín volvía a abrir los ojos al escuchar su nombre—, de catorce, eran los que podrían denominarse “la cabeza” del grupo. Todos los días transcurrieron alegres y los muchachos se lo pasaron como nunca, igual que nosotros. Pero la alegría no podía durar demasiado tiempo… El tercer día se inauguró la piscina del CEULAJ. Era una piscina mucho más grande que la de ahora, y por aquel entonces se encontraba junto al lago-estanque. Para celebrarlo, dieron a los chicos el día libre para que lo pasaran íntegramente en la piscina. Fue un gran día, sin duda alguna. A las nueve en punto, los monitores dejaron la piscina y dijeron a los chicos que salieran también al cabo de un rato, dado que la cena se serviría en breve. Cuando los monitores se hubieron marchado, los chicos hicieron lo que les habían dicho. Bueno, casi todos. Dos de ellos, un chico y una chica, decidieron saltarse la cena y quedarse en la piscina para… para… ya sabéis, ¿no?
—¿Para hacer cosas? –preguntó alguien.
—Sí. Para darse el lote, vamos… –añadió Álvaro.
—¡Ay! Esto me interesa –exclamó Carlos, haciendo reír a todos los presentes.
—Bueno, bueno. ¿Por dónde iba?
—¡Por el lengüeteo! –volvió a exclamar Carlos.
—Vale, vale… Como iba diciendo, estos dos jóvenes se quedaron allí para hacer manitas y otras cosas mientras que el resto se marchaba a cenar, dedicándole a la pareja los típicos “Iros a un motel” o “Que corra el aire” y esas cosas, riendo. Durante la cena no ocurrió ningún incidente reseñable, y nadie se preocupó verdaderamente por los dos chicos de la piscina, salvo María, que era amiga de la muchacha y le extrañaba que tras una hora esta no regresara. Todos los demás del grupo intentaron tranquilizar a María restándole importancia al asunto, diciendo que habrían perdido la noción del tiempo, y que ir a buscarlos podría ser violar su intimidad. No ocurrió nada mientras que el sol aún despuntaba por el horizonte, pero en cuanto que se hizo de noche cerrada, justo cuando la hora de la cena había terminado y los cocineros se habían ya marchado del CEULAJ, todos pudieron escuchar con total claridad un grito desgarrador, procedente de la piscina. María supo inmediatamente que se trataba de su amiga, e instó a Ángel y a los demás a que la acompañaran corriendo a ver qué demonios pasaba. Mientras que unos avisaban a los monitores, el resto, incluidos María, Ángel y Antonio, se dieron prisa para llegar hasta la piscina. Los gritos no cesaban, y a los de la chica se habían sumado unos desgarradores aullidos de dolor que parecían ser emitidos por su pareja, hasta que al poco tiempo ambas voces se apagaron repentinamente. Cuando llegaron a la piscina, vieron un escenario dantesco, horroroso: la chica permanecía en el suelo, sin conocimiento y convulsionando. En cuanto al chico, de él no quedaba más que un aterrador reguero de sangre que teñía de rojo el agua de la piscina. Había desaparecido.
»Todo el mundo se dispuso a tratar de encontrarlo, buscando por todos lados, al tiempo que los demás trataban de reanimar a la chica, sin resultados en ambos casos. Los monitores llegaron y pudieron ver tan dramática escena en persona: la niñas llorando desconsoladas, María tratando de que su amiga reaccionara, Ángel y Antonio dirigiendo la búsqueda del chico desaparecido… y esa horrible mancha de sangre, que ya lo decía todo. Los monitores se hicieron cargo de la situación inmediatamente, cogiendo en brazos a la chica desmayada y pidiendo al resto de los chicos que abandonaran la piscina. Al salir del recinto vallado, Antonio pudo ver una especie de foso u agujero profundo en el césped junto a la piscina, y que antes no había estado allí, aunque en realidad no le dio importancia en ese momento, y salió corriendo detrás de los monitores. Estos hicieron que todo el grupo se encerrara en la sala común del módulo de las chicas, y les ordenaron que no salieran bajo ningún concepto. Tal vez hubiera alguna clase de animal o perro salvaje enfurecido, quizá un galgo rabioso, que fuera el causante de la desaparición del chico de la piscina y que puede que aún merodeara el CEULAJ. Los muchachos hicieron lo que los monitores les pidieron, y se quedaron allí encerrados mientras que los últimos llevaban a la chica desmayada a la enfermería y luego iban a recepción para hacer múltiples llamadas.
»El tiempo pasaba, y aunque el grupo trataba de matarlo jugando a un juego que consistía en inventar historias, comenzaron a preguntarse por qué demonios no regresaban los monitores. Pasó una hora, y luego dos. Era medianoche y no tenían noticias de nadie. Además, todos sabían muy bien que en el CEULAJ solo se encontraban ellos y los monitores, no como nosotros, que hoy tenemos a un grupo de hippies por aquí… –apuntó Álvaro— Como digo, estaban ellos absolutamente solos y no había ni rastro de los monitores.
»Conforme la situación se tornaba insostenible y desesperanzadora, muchos miembros del grupo comenzaron a pensar que permanecer allí, encerrados en el módulo sin hacer nada no era buena idea. Ángel, María y Antonio habían estado hasta entonces controlando la situación he intentando que todos hicieran caso a lo que los monitores habían dicho: debían permanecer en la sala común sin hacer ruido, todos juntos. Sin embargo, en poco tiempo los partidarios de salir al exterior eran muchos más que los de quedarse, y la mayoría optó por probar suerte a ver si alcanzaban la recepción y podían hacer algunas llamadas de auxilio. Ángel y María, aunque seguían pensando que salir era una locura, no podían dejar moralmente, como los mayores que eran del grupo, que sus amigos y compañeros abandonaran el módulo sin su ayuda, y por ello ambos decidieron acompañarlos. Antonio también quiso salir para no separarse de sus dos amigos, pero ellos le pidieron que se quedara en la sala común junto a los cuatro niños más pequeños (de diez años los cuatro, como Lola). Antonio accedió a lo que María y Ángel le pidieron y finalmente se quedó atrás en el módulo con la misión asignada de proteger a los niños pequeños. De esta manera, Antonio vio a todos los demás miembros del grupo salir al exterior y, a través de las ventanas de la sala común, observó como estos se movían cuidadosamente y muy despacio, atravesando el patio de albero del módulo, hasta que se perdieron de vista al cruzar hacía recepción.
»De esta manera, Antonio se quedó completamente solo junto a los cuatro peques, intentando distraerlos continuando el juego de inventar historias. Los niños parecieron olvidarse poco a poco de la gravedad del asunto, pero el temor de Antonio no dejaba de aumentar a medida que el tiempo transcurría desde que sus amigos abandonaron el módulo. Cuando pasaron exactamente otras dos horas y el reloj dio las dos en punto de la madrugada, Antonio y los niños se sobresaltaron al oír múltiples gritos, cada vez más cercanos. Interrumpieron el juego se asomaron a las ventanas de la sala común, intentando distinguir algo en la oscuridad de la noche. Al cabo de unos minutos, Ángel y María aparecieron en la distancia, seguidos por un tercer chico. Los tres venían sucios y con las ropas desgarradas, como si se hubieran tropezado y caído al suelo en numerosas ocasiones. Los tres chicos cruzaron el albero para llegar a la puerta del módulo, que Antonio les había abierto. Fue entonces cuando Antonio se percató de que un cuarto muchacho corría hacia su posición. Era un niño asmático que hacía poco había estado muy enfermo, y que por ello sencillamente ya no podía correr más. Pero eso no fue nada comparado a lo que apareció detrás de este niño. De la oscuridad surgió la figura de un hombre adulto, terriblemente delgado, enjuto, vestido con ropas negras ajadas, muy sucias. Cuando la luz de las farolas incidieron de mejor manera sobre el hombre, Antonio pudo distinguir sus horripilantes facciones: su cara estaba podrida; el hombre no tenía labios, ni nariz, ni ojos. En el lugar donde debiera haber estado la nariz, solo había un agujero negro de calavera; y donde debieran haber estado los ojos, solo dos cuencas vacías, de negrura infinita, podían verse claramente. A Antonio le dio un vuelco el corazón cuando instantáneamente reconoció a aquel ser como a una de esas criaturas de sus comics y películas. No le cabía duda alguna de que aquello era un zombi. No obstante, este zombi no se movía lentamente como se espera de un zombi, sino que corría y saltaba a una velocidad de vértigo. Debido a esto, el chico enfermo no logró escapar a tiempo antes de que el zombi lo alcanzase, abalanzándose sobre él...
»Antonio cerró las puertas del módulo y se encerró en la sala común con el resto de los supervivientes. María y Ángel no paraban de decir una y otra vez que “todos estaban muertos” y que “esas criaturas se los comían”. Antonio corrió las cortinas de las ventanas y abrazó con fuerza a los cuatro niños pequeños, que lloraban desconsoladamente. Él apretó sus cabezas contra su pecho para tratar de taparles los oídos. No quería que oyesen lo que estaba sucediendo allí fuera… Gritos. Aullidos. Cortar, rasgar, desgarrar. Sonido de masticación. Y un repugnante chapoteo viscoso. Antonio se puso a cantar tan alto como pudo para evitar que los niños oyeran todo eso. Era su deber protegerlos de aquella sinfonía demencial que procedía del exterior. Por ello Antonio cantó durante dos horas más, hasta que todo pareció quedar en silencio. Eran las cuatro de la madrugada cuando Antonio decidió levantarse, después de que cada niño se hubiera literalmente desmayado del sueño, aunque sin dejar de llorar en ningún momento. Como digo, Antonio se incorporó, completamente empapado de las lágrimas de los peques, y con dificultad, tropezando incluso del propio cansancio y del estrés, descorrió ligeramente la cortina para poder ver qué pasaba allí fuera. Lo que Antonio vio fue al zombi devorando aún los restos de carne y vísceras sanguinolentas que permanecían en el suelo, donde una vez había caído del niño enfermo. La arena del albero estaba teñida de rojo por la sangre, y a cada movimiento de la criatura, se oía el incesante chapotear que hacía estando sobre el abundante charco de sangre.
»A Antonio le entraron arcadas, pero logró contener el vómito. La imagen era terrorífica, pero lo verdaderamente aterrador estaba aún por llegar. Una figura surgió de la nada por el lugar exacto de donde había aparecido el zombi de aquel hombre. La nueva figura era femenina, pero también terriblemente delgada, famélica. La mujer se hallaba completamente desnuda, salvo por algunos leves jirones de sucia ropa que una vez había sido blanca. Tampoco tenía labios, ni nariz, ni ojos tampoco. Era un segundo zombi que caminó hasta donde se hallaba el primero y se dispuso a disfrutar del festín de carne humana. Tras ella, una tercera de estas criaturas apareció también de improviso. Esta era, no obstante, un pequeño niño vestido de época con ropas desgarradas. Su cara estaba también extremadamente desnutrida, cadavérica por completo, pero aún poseía ojos, unos ojos tristes, vacíos, sin vida. Al niño zombi le faltaba, sin embargo, la mandíbula inferior, de manera que su lengua le colgaba de un modo desagradable…
—¡Igual que en el WoW! –interrumpió Marta con una exclamación.
—Sí, igual que en WoW –aclaró Álvaro—. Como decía, este pequeño niño zombi se unió a los dos anteriores y comenzó a comerse los restos de carne que permanecían sobre el albero…
—Es como una familia zombie –dijo José Daniel.
—Más o menos.
—Dejad a Álvaro continuar, por favor… –dijo Rosie, intrigada por el relato.
—Gracias Rosie. Bueno, pues Antonio decidió entonces que ese era el momento para trasladar a sus compañeros de la sala común, difícilmente defendible, a una de las habitaciones. Con la llave de María, Antonio abrió la puerta de su cuarto y, uno por uno, con cuidado de no despertarlos, llevó a los niños pequeños en brazos en absoluto silencio. Luego arrastró con todas sus fuerzas a los otros tres mayores. Imaginaos a Martín –al pronunciar de nuevo su nombre, Martín levantó el brazo para señalarse a sí mismo— llevándome a mí o a Luisa por ejemplo a rastras hasta una de las habitaciones del módulo. Todo ello para ponernos a salvo, sacando fuerzas de la presión y la adrenalina del momento. Sería algo así.
»En fin, prosigo: he dicho que Antonio se atrincheró en una de las habitaciones junto a todos sus compañeros. Pensó por un momento en encerrarse con todos en el cuarto de baño para mayor seguridad, pero luego recapacitó, dándose cuenta de que si los zombis entraban en la habitación y los acorralaban en el cuarto de baño, no había más escapatoria que una pequeña ventana por la que con suerte solo cabrían los niños más pequeños. Por eso prefirió quedarse en la estancia principal. Si los zombis golpeaban la puerta, siempre podría abrir las ventanas y salir al exterior para correr hasta un lugar seguro. Antonio rezó para que no fuera necesario salir afuera, rezó con fuerza para que los zombis no lograsen entrar en el módulo, y el tiempo pasó y pasó lentamente, pero sin que nada malo sucediera. Cuando el reloj dio las seis y media y ya hubo amanecido, Antonio decidió salir de la habitación para ver qué había pasado. En principio no oyó nada de nada, y cuando se asomó a las ventanas de la sala común para ver qué pasaba allá afuera, vio claramente cuatro cadáveres. Uno se correspondía a los huesos masticados del niño muerto, los otros tres eran los de los zombis. Resuelto a no permanecer ni un segundo más en el CEULAJ, pensando siempre en el bien de los niños pequeños que estaban ahora a su cargo, Antonio salió con mucho cuidado al exterior tras observar pacientemente a los tres zombis y percatarse de que no hacían nada. Puede que todo fuera un truco orquestado por zombis superinteligentes, pero Antonio volvió a pensar en los niños y poco a poco se acercó a la criatura que tenía más cerca, el niño zombi, para analizarlo con detalle. Este permanecía inerte sobre el suelo como un cadáver normal y corriente, lo que en realidad siempre había sido. Justo en ese momento, las cocineras, que acababan de llegar para preparar el desayuno, aparecieron de la nada, llamando a voces a los supervivientes tras haber constatado la muerte de los monitores y otros siete alumnos. Antonio corrió hasta ellas, llorando, desahogándose tras todo lo vivido aquella noche, y abrazó con todas sus fuerzas a la primera cocinera que lo vio acercarse, la que siempre le había servido esas patatas fritas que tan poco le gustaban.
—A mi sí me gustan las patatas fritas –dijo alguien.
—Pues a Antonio no, y a mí tampoco –contestó secamente Álvaro—. En fin, como digo, las cocineras se hicieron cargo de la situación y llamaron a las autoridades, a los bomberos, a la guardia civil, etc, etc. Ese mismo día, el gobierno andaluz de la Junta consultó la situación con el gobierno central, puesto que aquello se le escapaba de las manos. Nadie quería que la catástrofe sucedida allí se hiciera pública, puesto que el CEULAJ había costado muchísimo dinero a la Comunidad Autónoma y lo último que se quería era que el centro se clausurase hasta sabe Dios cuándo. Por ello, el gobierno central borró de sus archivos cualquier referencia a la Primera Escuela de Verano para Jóvenes Escritores de 2005, retiró del caso a todas las fuerzas de seguridad del Estado, prohibió expresamente a todas las cadenas de televisión públicas y sobornó a las privadas para que aquello no saliera en las noticias, y ahogó mediáticamente, llegando a chantajear incluso, a las familias de las víctimas y a las cocineras que fueron testigos de la masacre. Los cuatro niños pequeños fueron convencidos de que todo había sido una broma pesada y, en cuanto al destino de Ángel, María y Antonio, pues se acordó que fueran recluidos en un centro psiquiátrico junto al cuarto chico superviviente, que murió a las pocas semanas debido al trauma sufrido. A Antonio, que era el más sano mentalmente y quien podrían significar una amenaza para el gobierno, se le prohibió ponerse en contacto de ninguna manera con el exterior, aunque él finalmente logró sobornar a sus loqueros para que le dejaran conexión de Internet, para poder contar su historia.
»Cuando yo le pregunté por cuál creía él que era el origen de aquellas tres criaturas, él rememoró aquel agujero profundo en el césped junto a la piscina al que en un principio no dio demasiada importancia. Basándose en el hecho de que una semana después de lo sucedido se reformó el CEULAJ trasladando la piscina desde su emplazamiento original hasta el actual, construyéndose en su lugar la pirámide enigmática que tanto os gusta, Antonio cree que el gobierno autonómico autorizó, a sabiendas de que lo que hacía era ilegal, la construcción de la piscina en terrenos privados en los que una vez había habido un pequeño mausoleo familiar. Si las obras se llevaron a cabo sin trasladar los cuerpos con el fin de no gastar tiempo y dinero en trámites burocráticos y papeleo, puede ser que los muertos vieran interrumpido su descanso eterno de manera brusca, y que por ello se levantaran el día que se inauguró la piscina para vengarse de los vivos durante una única noche, matando a cualquiera que se cruzase en su camino antes de que saliera el sol y volvieran a no ser más que huesos, carne y polvo inerte… –dijo Álvaro antes de dar por terminada la historia de terror.

lunes, 16 de julio de 2012

III Gazteentzako Lieratura Leihaketa

Yo os pongo éste, que, teniendo en cuenta la imagen que tenéis de mí, seguro que pensáis que lo han hecho para mí.
(No os asustéis con lo de la derecha, que no es necesario escribir ni ser vasco.)


Por si os interesa :)





V EDICIÓN
DEL CONCURSO
DE
CUENTOS
“LOS HERMANOS”
ALDEAS INFANTILES SOS,
organización internacional privada, de ayuda a
la infancia, cuya labor se centra el niño hasta que llega a ser una persona
autosuficiente y bien integrada en la sociedad.CONVOCA LA IV EDICIÓN DEL PREMIO DE CUENTOS
“LOS HERMANOS"
“Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y
derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben
comportarse fraternalmente los unos con los otros” (Artículo 1
de la Declaración Universal de los Derechos Humanos
La misión de Aldeas Infantiles SOS, de cuya fundación se cumplen 63 años en
2012, es atender a niños y jóvenes que se encuentran en situación de
vulnerabilidad a fin de impulsar su desarrollo y autonomía, mediante el
acogimiento, la prevención y el fortalecimiento de sus redes familiares y sociales.
La permanencia de los hermanos biológicos unidos es fundamental para
Aldeas Infantiles SOS.Por este motivo, tras el éxito obtenido en las tres anteriores ediciones, y con el fin de poner en conocimiento de la sociedad el problema de la separación de hermanos biológicos y la importancia que para un niño tiene el crecer junto a su grupo de hermanos, es por lo que Aldeas Infantiles SOS convoca la IV edición del Concurso de Cuentos “Los Hermanos”.
Todos los relatos presentados al concurso deberán versar sobre aspectos
relacionados con la vida entre hermanos. Se valorarán muy especialmente todos
aquellos que, además de mostrar una clara sensibilidad a favor de la familia,
aporten un mensaje de compromiso, de solidaridad, hermandad y fraternidad.
La convocatoria se realiza con arreglo a las siguientes
BASES:
1ª.- Podrán concurrir a este concurso cuantos autores lo deseen, sin

limitación alguna de edad, nacionalidad, sexo o condición.

2ª.- Los trabajos presentados, ajustados al tema propuesto
“Los Hermanos”,
deberán ser originales e inéditos, no premiados ni presentados a

otros concursos, y escritos en lengua castellana.

El límite, en cuanto a extensión de los trabajos, se establece entre 1 y 4

folios, mediante ordenador, por una sola cara, tamaño DIN A4.

3ª.- Los aspirantes a la IV Edición del Concurso de Cuentos “Los

Hermanos” deberán remitir sus trabajos al Apartado de Correos nº 1 - 28529 Rivas

Vaciamadrid (Madrid) o por correo electrónico a la dirección:
concursocuentos@aldeasinfantiles.es
con la referencia “Para el IV Premio de
Cuentos Los Hermanos de Aldeas Infantiles SOS”
4º.- Se puede participar en dos categorías:

- Menores de 16 años.

- Mayores de 16 años.

5ª.- Asimismo,
es obligatorio incluir en los trabajos presentados:

- Titulo del cuento y categoría en la que desea concursar.

- Nombre, dirección, teléfonos y correo electrónico de contacto del autor.

- Fotocopia del D.N.I. Si se trata de un menor de edad, y no dispone de

este documento, en su lugar se acompañará una certificación de su

padre o tutor en la que conste la fecha de nacimiento del menor.

- Declaración firmada del autor (o de su representante, en caso de que

aquél sea menor de edad), de que el trabajo no tiene comprometidos los

derechos de publicación con ninguna editorial y que tampoco se halla

pendiente del fallo de cualquier otro premio.

- Cesión expresa de los derechos de publicación a favor de Aldeas

Infantiles SOS y de padres o tutores en caso de menores de edad.

- En caso de menores de edad, autorización de padres o tutores para la

participación en el concurso.

6ª.- La omisión de datos o no acreditación de la documentación

anteriormente descrita podrá ser motivo de no aceptación en el Concurso del

cuento recibido.

7ª.- Se concederá por cada categoría un Premio consistente en un viaje de un
fin de semana a una de las Fiestas de Amigos SOS de las Aldeas de

Barcelona, Granada o Madrid.
Se concederán, también, un accésit por categoría

a los trabajos que el Jurado considere merecedores de tal distinción. Todos los

cuentos galardonados serán publicados en la página web
www.aldeasinfantiles.es
. El Jurado se reserva el derecho de dejar desierto alguno

de los Premios o de conceder más accésits en caso de que la calidad de los

cuentos así lo determine.

8ª.- Aldeas Infantiles SOS realizará una primera lectura de los cuentos

recibidos y enviará los 20 seleccionados a los miembros del Jurado. No obstante,

el Jurado podrá tener a su disposición todos los cuentos recibidos.

9ª.- Los fechas aproximadas de los viajes de los premiados serán: Madrid a

finales de junio; Granada a primeros de septiembre y Barcelona a primeros de

octubre.
10ª.- Para la estimación de los trabajos, se tendrá siempre en cuenta los

méritos de creación y literarios, y también, la forma en que se recogen los valores

humanos y sociales del tema que debe ser el centro de la narración

11ª.- La presentación de un relato significa la aceptación, por parte del

autor, de todas las Bases de esta Convocatoria. Una vez presentados los trabajos

no podrán ser retirados ni reclamados hasta que se haya fallado el Premio.

12ª.- El plazo de presentación de los trabajos finaliza el día 30 de

septiembre de 2012. El Jurado se reunirá a primeros de noviembre. La siguiente

semana se dará a conocer el fallo.

13ª.- El Jurado estará compuesto por personalidades relevantes de los

medios de comunicación, la literatura, la educación y el mundo solidario.

14ª.- Las decisiones del Jurado, cuya composición se dará a conocer tras el

fallo del Premio, serán inapelables y sus deliberaciones serán secretas.

15ª.- Una vez concedido el Premio, los originales presentados que hayan

sido premiados quedarán en poder de Aldeas Infantiles SOS. Los trabajos no

premiados podrán ser recogidos por sus autores en el plazo de un mes.

16ª.- Aldeas Infantiles SOS se reserva el derecho de publicar o promover la

publicación, si así lo decidiera, de los trabajos que resultaran premiados, por lo

que los autores ceden a Aldeas todos los derechos editoriales e intelectuales

sobre los mismos. Asimismo los tendrá sobre aquellos que, no habiendo resultado

galardonados, pudieran interesarle, previo acuerdo, en este caso, con los

respectivos autores.

17ª.- Aldeas Infantiles SOS no mantendrá correspondencia sobre los

trabajos presentados ni facilitará información alguna sobre los mismos.

18ª.- El incumplimiento de cualquiera de estas bases, incluso si se

comprueba después del fallo del Jurado, dará lugar a la descalificación del trabajo,

considerándolo como no presentado y anulando cualquier premio que se le

hubiera otorgado.

domingo, 15 de julio de 2012

La Generación del 12...

...es un sueño hecho realidad. Me gustaría deciros lo que la Generación del 12 representa: este grupo no es sólo un "club" de amigos, es un refugio para nosotros. Creo que coincidís cuando digo que los escritores sólo nos entendemos entre nosotros, y es por eso por lo que esta Generación es tan importante. Cada vez que os sintáis solos, podréis pensar "yo soy del 12, soy escritor y no soy el único". No ideamos esta Generación pensando en ser estudiados dentro de cincuenta años, ni tampoco por amor al arte y a la literatura. Lo hicimos para y por nosotros, porque todo nuestro talento, todo nuestro trabajo en sí mismo ya se merece esta esta Generación, llamada del 12 con al excusa de servir como homenaje tras nuestra muerte en la hipotética fecha de 2112, para recordarnos a nosotros mismos que somos escritores desde ahora y para siempre, queramos o no
Os aprecio a todos y a cada uno de vosotros muchísimo, y para inaugurar mi participación en este blog, propongo establecer como canción de la Generación del 12 Someone like you, de Adele. Cada vez que escuchemos esa canción, recordaremos estos seis días inolvidables. Cada vez que la cantemos, creeremos que los demás miembros de la Generación están a nuestro lado, cantándola con nosotros. Y para finalizar esta entrada os dedico dos fases extraídas del estribillo con todo mi corazón:

...I wish nothing but the best for you too. Don't forget me, I beg (Don't forget me)...


sábado, 14 de julio de 2012

DE NOCHE

Esta noche (la última) pocos han dormido.
Intentamos volver a hacer el gusano ( entrar a recepción envueltos en las colchas de las camas) ; también nos fuimos a las 6 de la mañana a ver la salida del sol, ha sido una noche inolvidable aunque algunos se durmieron en ella. :(
Pero ha sido maravillosa =P

viernes, 13 de julio de 2012

No quiero

No quiero sonrisas falsas
ni besos sabor cartón.
No quiero tus mentiras,
ni si quiera verdades.
No quiero ni una palabra
que salga de labios traicioneros.
No quiero acompañarte en la vida
si eso me condiciona.
No quiero que estés cerca mía,
ni para lo bueno, ni para lo malo.


                                    La Villa

Esto se ha acabado ...

Mañana nos vamos a casa, hay gente que se va antes y gente que vino después ...
Hemos escrito, hemos reído, ahora podemos presumir de que hemos entrado en recepción con las colchas de las camas, como una secta y hemos anunciado una de nuestras extrañas fobias.
Nos hemos dormido en clase, hemos disfrutado de un amanecer juntos, hemos dormido sobre el rocío del césped y hemos caminado cerca del lago.
Todos recordaremos ese:
-Hola me llamo Carlos y soy agorafóbico,
-¡Hola Carlos!
Y no olvidaremos ninguna de las tonterías que hemos dicho.
No olvidaremos nuestras mochilas, personalizadas por Marta y su señor pollo, su señor culo, y todas sus chorradas que han alegrado libretas, libros, mochilas e incluso piernas.
Recordaremos esos retratos abstractos de Carlos y esa forma tan curiosa de escribir "pene".
También las lecturas del folleto sobre sexualidad.
Siempre que tengamos la oportunidad volveremos a dejar que nuestros bolis, libretas, etc. se caigan continuamente al suelo.
Y siempre que podamos saldremos por la ventana.
No nos cansaremos de repetir los teatros, ni de jugar al beso de la muerte, tampoco de jugar al tapón, ni de hacer esa revolución contra los señores oscuros.
No me cansaré de escuchar la histora de Álvaro, ni de comer tiramisúes como Carlos, no olvidaremos el sabor de los cafés, de las patatas fritas, en general, de toda la comida. Y volveremos a volvernos locos por las cookies.
Nos acordaremos del trabajo que nos costó sacar la cama de Jose Ignacio (Penacho) fuera , al cesped y luego volverla a meter.
La última noche, en la que prometimos no dormir, el sueño nos alcanzó a la mayoría. Domimos en cualquier lugar, en el césped, en la sala común ... nos hubiera gustado volver a invadir la recepción, pero las puertas estaban cerradas y el guardia nos persiguió apuntando a más de uno con su linterna.
La última noche estuve a punto de morir congelada, pero Álvaro me salvó.
Vimos amanecer envueltos en nuestras mantas, es genial ver como el cielo clarece cerca del lago acompañados de personas que nunca vamos a olvidar.
El último día muchas personas durmieron, no desayunaron, otras corrieron como Heidi después de despertar a Paco y sacarlo por la ventana, nos mojamos en los aspersores y estuvimos en la piscina.
Luego en el comedor, en el que la coca cola y el zumo de naranja son atraídos por el suelo, les agredecimos con un poema a las limpiadoras su comida.
Nos dio igual lo que pensara la gente, nosotros nos agarramos fuertemente a nuestra manía de salir por la ventana. Y ese día  salimos por las ventanas del comedor.
Después, despedidas, lágrimas, abrazos colectivos o plurindividuales, tiramisúes por parte de Carlos, pasillos de aplausos ... hemos pedido nuestro video y espero que al final lleguemos a tenerlo y lo subamos en el blog para siempre poder verlo.
Mollina es y será especial para nosotros. Y este campamento puede que nos condicione sobre lo que seremos y sobre lo que escribiremos.
Hemos decidido no perdernos entre el tiempo, y seguir en contacto, hacer críticas, publicar cosas en este blog que nos va a unir.
Queremos que "La Generación del 12" sea recordada. Puede que para algunas personas muera pero para nosotros esta generación seguirá viva, ¿verdad? Y quizás llegue el día en que alguno de nosotros pueda disfrutar de tener un libro del que escribir los agradecimientos; y ahí, si todavía seguimos siendo recordados, si todavía no hemos muerto para nosotros, entonces nuestro nombre aparecerá ahí:
Gracias a "La Generación del 12".       

Estas solo son algunas fotos: