martes, 17 de julio de 2012

Un relato de terror...


Como sé que algunos os quedasteis dormidos mientras contaba el cuento de miedo, he decidido transcribirlo para que podáis leerlo todos los que queráis. Ahí va:

—Por aquí, chicos. Este es un buen sitio –dijo Álvaro señalando una zona despejada del césped—. Tumbémonos aquí.
Todos los presentes (Raquel, Juanito, Andrés, las dos Luisas, José Daniel, Marta, Rosie, Javier, Almudena, Martín y Carlos) hicieron lo que Álvaro dijo y se tumbaron sobre el césped junto a él como mejor pudieron.
—Muy bien, ahora que estamos todos tumbados y cómodos, haréis lo que yo diga y solo hablaréis cuando yo diga, ¿de acuerdo?
—Sí –respondieron todos.
—Vale, ahora quiero que miréis el cielo nocturno. ¿Veis las estrellas?
—Sí –volvieron a contestar todos al unísono.
—Perfecto. Quiero que penséis en lo antiguas que son las estrellas: ya llevaban ahí desde muchísimo antes de que se creara nuestro planeta. Todo lo que hay en la Tierra, todo lo que somos, todo lo que ha sucedido, ellas lo han presenciado. Ellas lo saben todo. ¿Me entendéis?
—¿Qué tienen que ver las estrellas con un relato de zombis? –preguntó uno de lo presentes.
—Es para crear ambiente. No lo cuestiones –respondió Álvaro, molesto—: dejadme relatar la historia como a mí me parezca, chicos.
—Ok.
—Muy bien. Tras hacer que os deis cuenta de lo muy insignificante que somos en comparación con la eternidad de las estrellas, comenzaré el relato –dijo Álvaro antes de aclararse la voz y empezar la narración que todos ansiaban oír—: La historia de la que os voy a hablar transcurre aquí, en el CEULAJ de Mollina. Se trata de un hecho real que sucedió durante la Primera Escuela de Verano para Jóvenes Escritores, en 2005.
—La primera escuela de verano fue en 2006 –apuntó una voz junto a Álvaro.
—Eso es lo que te han hecho creer… –dijo el narrador con voz tétrica—: todo comienza la tarde en la que yo me entero de que voy a participar en la Escuela de Escritores de 2012, y empiezo a buscar información sobre Mollina, el CEULAJ y todo en general. Hasta aquí parece muy normal, ¿no? Bien. Resulta que, navegando por Google, entro en un foro de estos frikis chungos de los que siempre tratan una teoría de la conspiración. Esta página trataba sobre algo, un rumor que corre por ahí, sobre una serie de cosas horribles que sucedieron aquí, en el CEULAJ en 2005. Tras leerme todo lo que ese foro explicaba a modo de historia disparatada, me interesé por el tema y decidí investigarlo a fondo. Descubrí el paradero de los tres protagonistas de la historia: Ángel, María y Antonio. Los tres estaban recluidos en un psiquiátrico en las afueras de Sevilla. Tuve suerte de poder contactar a través de Internet con el último, Antonio, quien me relató los hechos tal y como él los vivió. No pude preguntar a María ni Ángel porque los dos estaban locos irremediablemente: ella permanecía siempre atacada de los nervios, incapaz de hablar o pensar ya coherentemente; él, por el contrario, había desarrollado bipolaridad, y tan pronto no recordaba nada de lo sucedido, como de repente le venía todo a la memoria y se volvía muy agresivo. Por ello, como digo, solo pude hablar con Antonio, y su testimonio me pareció escalofriante.
» Tiempo atrás, en 2005, la Consejería de Cultura había decidido organizar la Primera Escuela de Verano para Jóvenes Escritores. Como estaba en fase “experimental”, esta solo duró cuatro días y a ella asistieron únicamente quince alumnos. Ya veis que eran la mitad que nosotros. Pues bien, de este grupo, los más mayores eran Ángel y María, de dieciséis años. Ellos y su amigo Antonio (un chico más o menos como Martín) –aclaró Álvaro, al tiempo que Martín volvía a abrir los ojos al escuchar su nombre—, de catorce, eran los que podrían denominarse “la cabeza” del grupo. Todos los días transcurrieron alegres y los muchachos se lo pasaron como nunca, igual que nosotros. Pero la alegría no podía durar demasiado tiempo… El tercer día se inauguró la piscina del CEULAJ. Era una piscina mucho más grande que la de ahora, y por aquel entonces se encontraba junto al lago-estanque. Para celebrarlo, dieron a los chicos el día libre para que lo pasaran íntegramente en la piscina. Fue un gran día, sin duda alguna. A las nueve en punto, los monitores dejaron la piscina y dijeron a los chicos que salieran también al cabo de un rato, dado que la cena se serviría en breve. Cuando los monitores se hubieron marchado, los chicos hicieron lo que les habían dicho. Bueno, casi todos. Dos de ellos, un chico y una chica, decidieron saltarse la cena y quedarse en la piscina para… para… ya sabéis, ¿no?
—¿Para hacer cosas? –preguntó alguien.
—Sí. Para darse el lote, vamos… –añadió Álvaro.
—¡Ay! Esto me interesa –exclamó Carlos, haciendo reír a todos los presentes.
—Bueno, bueno. ¿Por dónde iba?
—¡Por el lengüeteo! –volvió a exclamar Carlos.
—Vale, vale… Como iba diciendo, estos dos jóvenes se quedaron allí para hacer manitas y otras cosas mientras que el resto se marchaba a cenar, dedicándole a la pareja los típicos “Iros a un motel” o “Que corra el aire” y esas cosas, riendo. Durante la cena no ocurrió ningún incidente reseñable, y nadie se preocupó verdaderamente por los dos chicos de la piscina, salvo María, que era amiga de la muchacha y le extrañaba que tras una hora esta no regresara. Todos los demás del grupo intentaron tranquilizar a María restándole importancia al asunto, diciendo que habrían perdido la noción del tiempo, y que ir a buscarlos podría ser violar su intimidad. No ocurrió nada mientras que el sol aún despuntaba por el horizonte, pero en cuanto que se hizo de noche cerrada, justo cuando la hora de la cena había terminado y los cocineros se habían ya marchado del CEULAJ, todos pudieron escuchar con total claridad un grito desgarrador, procedente de la piscina. María supo inmediatamente que se trataba de su amiga, e instó a Ángel y a los demás a que la acompañaran corriendo a ver qué demonios pasaba. Mientras que unos avisaban a los monitores, el resto, incluidos María, Ángel y Antonio, se dieron prisa para llegar hasta la piscina. Los gritos no cesaban, y a los de la chica se habían sumado unos desgarradores aullidos de dolor que parecían ser emitidos por su pareja, hasta que al poco tiempo ambas voces se apagaron repentinamente. Cuando llegaron a la piscina, vieron un escenario dantesco, horroroso: la chica permanecía en el suelo, sin conocimiento y convulsionando. En cuanto al chico, de él no quedaba más que un aterrador reguero de sangre que teñía de rojo el agua de la piscina. Había desaparecido.
»Todo el mundo se dispuso a tratar de encontrarlo, buscando por todos lados, al tiempo que los demás trataban de reanimar a la chica, sin resultados en ambos casos. Los monitores llegaron y pudieron ver tan dramática escena en persona: la niñas llorando desconsoladas, María tratando de que su amiga reaccionara, Ángel y Antonio dirigiendo la búsqueda del chico desaparecido… y esa horrible mancha de sangre, que ya lo decía todo. Los monitores se hicieron cargo de la situación inmediatamente, cogiendo en brazos a la chica desmayada y pidiendo al resto de los chicos que abandonaran la piscina. Al salir del recinto vallado, Antonio pudo ver una especie de foso u agujero profundo en el césped junto a la piscina, y que antes no había estado allí, aunque en realidad no le dio importancia en ese momento, y salió corriendo detrás de los monitores. Estos hicieron que todo el grupo se encerrara en la sala común del módulo de las chicas, y les ordenaron que no salieran bajo ningún concepto. Tal vez hubiera alguna clase de animal o perro salvaje enfurecido, quizá un galgo rabioso, que fuera el causante de la desaparición del chico de la piscina y que puede que aún merodeara el CEULAJ. Los muchachos hicieron lo que los monitores les pidieron, y se quedaron allí encerrados mientras que los últimos llevaban a la chica desmayada a la enfermería y luego iban a recepción para hacer múltiples llamadas.
»El tiempo pasaba, y aunque el grupo trataba de matarlo jugando a un juego que consistía en inventar historias, comenzaron a preguntarse por qué demonios no regresaban los monitores. Pasó una hora, y luego dos. Era medianoche y no tenían noticias de nadie. Además, todos sabían muy bien que en el CEULAJ solo se encontraban ellos y los monitores, no como nosotros, que hoy tenemos a un grupo de hippies por aquí… –apuntó Álvaro— Como digo, estaban ellos absolutamente solos y no había ni rastro de los monitores.
»Conforme la situación se tornaba insostenible y desesperanzadora, muchos miembros del grupo comenzaron a pensar que permanecer allí, encerrados en el módulo sin hacer nada no era buena idea. Ángel, María y Antonio habían estado hasta entonces controlando la situación he intentando que todos hicieran caso a lo que los monitores habían dicho: debían permanecer en la sala común sin hacer ruido, todos juntos. Sin embargo, en poco tiempo los partidarios de salir al exterior eran muchos más que los de quedarse, y la mayoría optó por probar suerte a ver si alcanzaban la recepción y podían hacer algunas llamadas de auxilio. Ángel y María, aunque seguían pensando que salir era una locura, no podían dejar moralmente, como los mayores que eran del grupo, que sus amigos y compañeros abandonaran el módulo sin su ayuda, y por ello ambos decidieron acompañarlos. Antonio también quiso salir para no separarse de sus dos amigos, pero ellos le pidieron que se quedara en la sala común junto a los cuatro niños más pequeños (de diez años los cuatro, como Lola). Antonio accedió a lo que María y Ángel le pidieron y finalmente se quedó atrás en el módulo con la misión asignada de proteger a los niños pequeños. De esta manera, Antonio vio a todos los demás miembros del grupo salir al exterior y, a través de las ventanas de la sala común, observó como estos se movían cuidadosamente y muy despacio, atravesando el patio de albero del módulo, hasta que se perdieron de vista al cruzar hacía recepción.
»De esta manera, Antonio se quedó completamente solo junto a los cuatro peques, intentando distraerlos continuando el juego de inventar historias. Los niños parecieron olvidarse poco a poco de la gravedad del asunto, pero el temor de Antonio no dejaba de aumentar a medida que el tiempo transcurría desde que sus amigos abandonaron el módulo. Cuando pasaron exactamente otras dos horas y el reloj dio las dos en punto de la madrugada, Antonio y los niños se sobresaltaron al oír múltiples gritos, cada vez más cercanos. Interrumpieron el juego se asomaron a las ventanas de la sala común, intentando distinguir algo en la oscuridad de la noche. Al cabo de unos minutos, Ángel y María aparecieron en la distancia, seguidos por un tercer chico. Los tres venían sucios y con las ropas desgarradas, como si se hubieran tropezado y caído al suelo en numerosas ocasiones. Los tres chicos cruzaron el albero para llegar a la puerta del módulo, que Antonio les había abierto. Fue entonces cuando Antonio se percató de que un cuarto muchacho corría hacia su posición. Era un niño asmático que hacía poco había estado muy enfermo, y que por ello sencillamente ya no podía correr más. Pero eso no fue nada comparado a lo que apareció detrás de este niño. De la oscuridad surgió la figura de un hombre adulto, terriblemente delgado, enjuto, vestido con ropas negras ajadas, muy sucias. Cuando la luz de las farolas incidieron de mejor manera sobre el hombre, Antonio pudo distinguir sus horripilantes facciones: su cara estaba podrida; el hombre no tenía labios, ni nariz, ni ojos. En el lugar donde debiera haber estado la nariz, solo había un agujero negro de calavera; y donde debieran haber estado los ojos, solo dos cuencas vacías, de negrura infinita, podían verse claramente. A Antonio le dio un vuelco el corazón cuando instantáneamente reconoció a aquel ser como a una de esas criaturas de sus comics y películas. No le cabía duda alguna de que aquello era un zombi. No obstante, este zombi no se movía lentamente como se espera de un zombi, sino que corría y saltaba a una velocidad de vértigo. Debido a esto, el chico enfermo no logró escapar a tiempo antes de que el zombi lo alcanzase, abalanzándose sobre él...
»Antonio cerró las puertas del módulo y se encerró en la sala común con el resto de los supervivientes. María y Ángel no paraban de decir una y otra vez que “todos estaban muertos” y que “esas criaturas se los comían”. Antonio corrió las cortinas de las ventanas y abrazó con fuerza a los cuatro niños pequeños, que lloraban desconsoladamente. Él apretó sus cabezas contra su pecho para tratar de taparles los oídos. No quería que oyesen lo que estaba sucediendo allí fuera… Gritos. Aullidos. Cortar, rasgar, desgarrar. Sonido de masticación. Y un repugnante chapoteo viscoso. Antonio se puso a cantar tan alto como pudo para evitar que los niños oyeran todo eso. Era su deber protegerlos de aquella sinfonía demencial que procedía del exterior. Por ello Antonio cantó durante dos horas más, hasta que todo pareció quedar en silencio. Eran las cuatro de la madrugada cuando Antonio decidió levantarse, después de que cada niño se hubiera literalmente desmayado del sueño, aunque sin dejar de llorar en ningún momento. Como digo, Antonio se incorporó, completamente empapado de las lágrimas de los peques, y con dificultad, tropezando incluso del propio cansancio y del estrés, descorrió ligeramente la cortina para poder ver qué pasaba allí fuera. Lo que Antonio vio fue al zombi devorando aún los restos de carne y vísceras sanguinolentas que permanecían en el suelo, donde una vez había caído del niño enfermo. La arena del albero estaba teñida de rojo por la sangre, y a cada movimiento de la criatura, se oía el incesante chapotear que hacía estando sobre el abundante charco de sangre.
»A Antonio le entraron arcadas, pero logró contener el vómito. La imagen era terrorífica, pero lo verdaderamente aterrador estaba aún por llegar. Una figura surgió de la nada por el lugar exacto de donde había aparecido el zombi de aquel hombre. La nueva figura era femenina, pero también terriblemente delgada, famélica. La mujer se hallaba completamente desnuda, salvo por algunos leves jirones de sucia ropa que una vez había sido blanca. Tampoco tenía labios, ni nariz, ni ojos tampoco. Era un segundo zombi que caminó hasta donde se hallaba el primero y se dispuso a disfrutar del festín de carne humana. Tras ella, una tercera de estas criaturas apareció también de improviso. Esta era, no obstante, un pequeño niño vestido de época con ropas desgarradas. Su cara estaba también extremadamente desnutrida, cadavérica por completo, pero aún poseía ojos, unos ojos tristes, vacíos, sin vida. Al niño zombi le faltaba, sin embargo, la mandíbula inferior, de manera que su lengua le colgaba de un modo desagradable…
—¡Igual que en el WoW! –interrumpió Marta con una exclamación.
—Sí, igual que en WoW –aclaró Álvaro—. Como decía, este pequeño niño zombi se unió a los dos anteriores y comenzó a comerse los restos de carne que permanecían sobre el albero…
—Es como una familia zombie –dijo José Daniel.
—Más o menos.
—Dejad a Álvaro continuar, por favor… –dijo Rosie, intrigada por el relato.
—Gracias Rosie. Bueno, pues Antonio decidió entonces que ese era el momento para trasladar a sus compañeros de la sala común, difícilmente defendible, a una de las habitaciones. Con la llave de María, Antonio abrió la puerta de su cuarto y, uno por uno, con cuidado de no despertarlos, llevó a los niños pequeños en brazos en absoluto silencio. Luego arrastró con todas sus fuerzas a los otros tres mayores. Imaginaos a Martín –al pronunciar de nuevo su nombre, Martín levantó el brazo para señalarse a sí mismo— llevándome a mí o a Luisa por ejemplo a rastras hasta una de las habitaciones del módulo. Todo ello para ponernos a salvo, sacando fuerzas de la presión y la adrenalina del momento. Sería algo así.
»En fin, prosigo: he dicho que Antonio se atrincheró en una de las habitaciones junto a todos sus compañeros. Pensó por un momento en encerrarse con todos en el cuarto de baño para mayor seguridad, pero luego recapacitó, dándose cuenta de que si los zombis entraban en la habitación y los acorralaban en el cuarto de baño, no había más escapatoria que una pequeña ventana por la que con suerte solo cabrían los niños más pequeños. Por eso prefirió quedarse en la estancia principal. Si los zombis golpeaban la puerta, siempre podría abrir las ventanas y salir al exterior para correr hasta un lugar seguro. Antonio rezó para que no fuera necesario salir afuera, rezó con fuerza para que los zombis no lograsen entrar en el módulo, y el tiempo pasó y pasó lentamente, pero sin que nada malo sucediera. Cuando el reloj dio las seis y media y ya hubo amanecido, Antonio decidió salir de la habitación para ver qué había pasado. En principio no oyó nada de nada, y cuando se asomó a las ventanas de la sala común para ver qué pasaba allá afuera, vio claramente cuatro cadáveres. Uno se correspondía a los huesos masticados del niño muerto, los otros tres eran los de los zombis. Resuelto a no permanecer ni un segundo más en el CEULAJ, pensando siempre en el bien de los niños pequeños que estaban ahora a su cargo, Antonio salió con mucho cuidado al exterior tras observar pacientemente a los tres zombis y percatarse de que no hacían nada. Puede que todo fuera un truco orquestado por zombis superinteligentes, pero Antonio volvió a pensar en los niños y poco a poco se acercó a la criatura que tenía más cerca, el niño zombi, para analizarlo con detalle. Este permanecía inerte sobre el suelo como un cadáver normal y corriente, lo que en realidad siempre había sido. Justo en ese momento, las cocineras, que acababan de llegar para preparar el desayuno, aparecieron de la nada, llamando a voces a los supervivientes tras haber constatado la muerte de los monitores y otros siete alumnos. Antonio corrió hasta ellas, llorando, desahogándose tras todo lo vivido aquella noche, y abrazó con todas sus fuerzas a la primera cocinera que lo vio acercarse, la que siempre le había servido esas patatas fritas que tan poco le gustaban.
—A mi sí me gustan las patatas fritas –dijo alguien.
—Pues a Antonio no, y a mí tampoco –contestó secamente Álvaro—. En fin, como digo, las cocineras se hicieron cargo de la situación y llamaron a las autoridades, a los bomberos, a la guardia civil, etc, etc. Ese mismo día, el gobierno andaluz de la Junta consultó la situación con el gobierno central, puesto que aquello se le escapaba de las manos. Nadie quería que la catástrofe sucedida allí se hiciera pública, puesto que el CEULAJ había costado muchísimo dinero a la Comunidad Autónoma y lo último que se quería era que el centro se clausurase hasta sabe Dios cuándo. Por ello, el gobierno central borró de sus archivos cualquier referencia a la Primera Escuela de Verano para Jóvenes Escritores de 2005, retiró del caso a todas las fuerzas de seguridad del Estado, prohibió expresamente a todas las cadenas de televisión públicas y sobornó a las privadas para que aquello no saliera en las noticias, y ahogó mediáticamente, llegando a chantajear incluso, a las familias de las víctimas y a las cocineras que fueron testigos de la masacre. Los cuatro niños pequeños fueron convencidos de que todo había sido una broma pesada y, en cuanto al destino de Ángel, María y Antonio, pues se acordó que fueran recluidos en un centro psiquiátrico junto al cuarto chico superviviente, que murió a las pocas semanas debido al trauma sufrido. A Antonio, que era el más sano mentalmente y quien podrían significar una amenaza para el gobierno, se le prohibió ponerse en contacto de ninguna manera con el exterior, aunque él finalmente logró sobornar a sus loqueros para que le dejaran conexión de Internet, para poder contar su historia.
»Cuando yo le pregunté por cuál creía él que era el origen de aquellas tres criaturas, él rememoró aquel agujero profundo en el césped junto a la piscina al que en un principio no dio demasiada importancia. Basándose en el hecho de que una semana después de lo sucedido se reformó el CEULAJ trasladando la piscina desde su emplazamiento original hasta el actual, construyéndose en su lugar la pirámide enigmática que tanto os gusta, Antonio cree que el gobierno autonómico autorizó, a sabiendas de que lo que hacía era ilegal, la construcción de la piscina en terrenos privados en los que una vez había habido un pequeño mausoleo familiar. Si las obras se llevaron a cabo sin trasladar los cuerpos con el fin de no gastar tiempo y dinero en trámites burocráticos y papeleo, puede ser que los muertos vieran interrumpido su descanso eterno de manera brusca, y que por ello se levantaran el día que se inauguró la piscina para vengarse de los vivos durante una única noche, matando a cualquiera que se cruzase en su camino antes de que saliera el sol y volvieran a no ser más que huesos, carne y polvo inerte… –dijo Álvaro antes de dar por terminada la historia de terror.

17 comentarios:

  1. Dioos me eencantaa :) Esta super bien con las interrupciones que hicimos y eso jaja
    Ahora falta el videeo :P L<3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! ^^ Lo del video puede que tarde un poco más. Todavía tengo que buscar una manera de grabarme con el ordenador y tal, pero estoy trabajando en ello ;D

      Eliminar
  2. Y yo que me quedé dormido cuando se transladaron a la habitación xDD
    Genial, me ha encantado. Prepárate otra para el año que viene, te prometo que no me dormiré. Aunque tenga que ponerme esparadrapo en los párpados xDDD

    ResponderEliminar
  3. Creo que me quedé frito justo después de señalarme. El año que viene me traeré parches de cafeína ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Hay de eso? Porque yo quiero, ¡pero para diario!

      Eliminar
  4. En serio, os voy a prohibir que habléis de mí, vaya imagen van a tener los que no me conozcan -bueno, y los que me conozca- jajajajajaja siempre que sale mi nombre es para lo mismo jajajaja
    P.D: el relato muy guay :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Y supongo que tienes razón, aunque yo solo he escrito lo que vosotros decíais xDDD

      Eliminar
    2. No, si ya, si yo sólo me lo busco jajajajaja

      Eliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. me parece que falta lo de "si el terror y el humor son dos cosas que se pueden mezclar", "¡pero no en mi mundo!"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, me descojoné con ese comentario xDD

      Eliminar
    2. ¡Es cierto! La verdad es que pensé ponerlo, pero no estaba muy seguro de cuándo lo dije exactamente y al final se me olvidó por completo añadirlo a la historia. Fallo mío xDD

      Eliminar
  7. Me encanta! Aunque no me quedé dormida, pero es que está genial!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rosie, creo que este concurso que nos ha recomendado Myriam te viene genial:

      http://www.guiadeconcursos.com/concursosliterarios/?p=2090#more-2090

      Se llama Premios Gandalf 2012. ¡Yo que tú me apuntaría! (De hecho voy a enviar un relato sin dudarlo) ^^

      Un abrazo

      Eliminar
  8. xDDD ¡Como en el WoW! Jofús, estoy enferma XDD la verdad es que el relato lo peta!! *^* Me dio pena perderme el final, pero tan agustito ahí todos en piña muriendo congelados y tal y cual xD pues era imposible resistirse êwe

    ResponderEliminar
  9. A lo mejor ibais a convertiros en zombis y por eso teníais tanto frío!! XD Y ese concurso está super guay, estoy hablando por internet con otra fan de Tolkien, y auque no habla Espanol (graah, los ordenadores ingleses no tienen la enye)me está diciendo que participe porque he escrito varias historias ambientadas en Tierra Media en inglés. Aunque seguro que no gano, pero bueno...

    ResponderEliminar
  10. Bieeen menos mal que la has escrito Álvaro porque estaba frita por enterarme del final, que al final no la repetiste antes de irnos, y yo me la perdí cuando me quedé dormida en el sofá allí en el césped. AAh y muy chulo la alusión a Poltergueist o como quiera que se escriba, que nunca me acuerdo, que lo de la pirámide lo peta ;P Y lo de Gandalf mmola, yo quiero una estatuilla suya!! ;P

    ResponderEliminar